Educación que prepara jóvenes en vulnerabilidad social y abre oportunidades para cambio de vida

Trabajar la educación de una manera diferenciada, empoderando jóvenes y adolescentes, mostrando que ellos son capaces de inserirse en el mercado de trabajo y conquistar buenos empleos es uno de los objetivos del proyecto “Trilha Jovem” que, en 2018, debe formar más de 1300 alumnos desde la primera edición. 

 

Cerca de 180 jóvenes participaron de la clase inaugural edición 2018. La actividad fue realizada en el final del mes de abril, en el auditorio de la Unioeste, campus Jardín Universitario, con la participación de familiares de los jóvenes y adolescentes seleccionados. El proyecto del Polo Iguassu recibe total apoyo del Parque Tecnológico Itaipu (PTI), y viene trabajando la educación por medio de acciones que capacitan y abren oportunidades de trabajo para quien participa. 

 

“El PTI no solo abre las puertas para recibir esos jóvenes durante las actividades del proyecto, como también apoya institucionalmente, pues sabemos el cuanto la educación como base sociocultural es capaz de empoderar y transformar vidas. Nuestro papel, dentro del Programa de Educación y Cultura del Parque, es acompañar la realización del proyecto y la consecuente evolución de cada uno de los participantes”, argumenta Jéssica Lima, gestora del Programa de Educación y Cultura del PTI. 

 

 

El proyecto 

 

Este año el proyecto inicia la décima edición, con la ampliación de 120 para 180 plazas, atendiendo adolescentes y jóvenes en la faja etaria de 16 a 24 años en una preparación de formación profesional y de refuerzo de la autoestima de los participantes para la entrada en el mercado de trabajo. La prioridad es dirigida para atender jóvenes que están en alguna situación de vulnerabilidad social y que puedan ser inseridos en el mercado de trabajo y sociedad. 

 

Para esta edición, el “Trilha Jovem” será realizado en cinco meses de formación, con previsión de un gran encuentro en el final del año, con la presencia de ex integrantes del proyecto en un momento de integración y confraternización.  

 

Patrícia Menezes Dutra, representante del Polo Iguassu, resalta que el proyecto es una referencia para el Instituto y Foz de Iguazú y destaca la importancia del PTI como institución patrocinadora.

“Este es un proyecto que realizamos con mucho orgullo. Evaluamos con mucha alegría la conquista de aumentar los grupos con el pasar del tiempo. Hasta el año pasado eran 120 jóvenes en formación y este año se amplió el número de beneficiarios para 180, con una nueva área de actuación además del turismo, que es comercio, y también la programación de computadoras. Todo eso, en sociedad con el PTI”. 

 

Según Patrícia, la intensión es encaminar, ya en el segundo semestre, buena parte de los participantes para vagas de trabajo en la ciudad. “En octubre estos jóvenes estarán siendo direccionados al mercado de trabajo en búsqueda de una profesionalización y de grandes oportunidades para el desarrollo personal y profesional. Nuestro papel es trabajar el protagonismo juvenil” argumenta.  

 

Formación

 

La formación del proyecto trae contenidos técnicos de áreas específicas como turismo y atendimiento, hospedaje, comercio, la programación de computadoras y, también, el desarrollo personal del joven.  

 

“No es solo el técnico profesional, el “Trilha Jovem” también trabaja el empoderamiento en la transversalidad. Son trabajados grupos de lenguaje, de expresión, la relación del joven con los demás, con el ambiente y en grupos”, resalta Patrícia.  

 

 

El “Trilha Jovem” ofrece atención cuatro horas por día, siendo 400 horas presenciales y 100 horas de actividades autónomas. Según los gestores, el proyecto intenta apalancar el desarrollo del joven y tornar las oportunidades más accesibles. “En la hora que él fuera para una empresa no estará un profesional pronto, pero saldrá del programa con actitudes diferenciadas, con más competencias, para que el joven aproveche las oportunidades ofrecidas”, argumenta la gestora.  

 

Maria de Fátima Duarte, madre de uno de los jóvenes beneficiados, está contenta por la oportunidad del hijo. “Yo ya esperaba, tiene unos dos años, esta oportunidad, estoy muy feliz y sé que en el ‘Trilha Jovem’ el tendrá cursos y una oportunidad de estudiar, de aprender y crecer, tendrá la oportunidad de conquistar lo que yo no puedo ofrecer para él”, revela. 

 

Thiago Duarte da Silva, de 16 años, comenta: “mi madre me inscribió varias veces y ahora conseguí. Estoy bastante entusiasmado para participar, porque sé que aquí iré mejorar como persona. Espero conseguir un buen empleo en el final del año y poder ayudar mi madre”. 

 

Otro joven seleccionado es Thomas Pei Hon Yang, de 17 años, que ya eligió el área que pretende actuar. “Voy aprovechar al máximo esa oportunidad en el ‘Trilha Jovem’ e intentar un buen empleo en hotelería después, ya que nuestra ciudad tiene gran capacidad en este sector.  Esta es una oportunidad única para millares de jóvenes como yo. Me siento muy privilegiado”.